ONIX libros

ONIX for Books, en su denominación original en inglés, es un estándar internacional diseñado para la codificación y el intercambio electrónico de información bibliográfica y comercial orientada a la industria del libro.

La importancia de los estándares

La utilización de estándares internacionales es imprescindible para asegurar una buena calidad de metadatos a todos los niveles y para la perfecta interpretación de la información por parte de todos los agentes de la cadena comercial.

El uso de estándares internacionales garantiza la comunicación no ambigua de la información entre todas las entidades de la cadena del libro, independientemente del mercado en el que trabajen (España, Europa o el resto del mundo).

Los estándares están en continua evolución, lo que garantiza su adaptación puntual a los cambios del mercado del libro, como ha venido ocurriendo con el estándar ONIX y las características de los libros digitales.

El estándar está mantenido por una entidad independiente, EDItEUR (www.editeur.org), que se encarga, además, de la gestión de otros estándares relacionados con este sector, con la participación activa de representantes de la cadena comercial del libro de más de veinte países. Entre ellos está España, representada por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE).

La primera versión de ONIX Libros (ONIX, en adelante) se publicó en el año 2000. La FGEE forma parte del Comité Internacional de Dirección del estándar desde 2005.

ONIX es un estándar abierto, basado en XML, creado y mantenido desde sus inicios por representantes del sector editorial. Actualmente es el estándar internacional de referencia para el intercambio de información bibliográfica en entornos digitales. Está refrendado por noventa entidades de diecisiete países.

Desde su creación, entre sus objetivos principales figuran:

  • Elevar el nivel de información del libro disponible en formato digital, fundamentalmente en entornos de venta en línea, webs de libros y lectura, etc.
  • Constituirse en un referente internacional, es decir, entendible y utilizable en cualquier entorno cultural, aunque su origen fuera marcadamente anglosajón.

ONIX permite un marcado completo de la obra: datos bibliográficos, de comercialización y distribución, junto con otros contenidos (resúmenes, fragmentos, críticas, premios, biografías, cubierta y otras imágenes, audios, vídeos…).

El Comité Internacional de Dirección revisa el estándar ONIX cuatro veces al año, para asegurar su adaptación permanente a las necesidades cambiantes de la cadena de valor del libro. La FGEE, como miembro de este Comité, ha realizado numerosas aportaciones para su mejor adaptación a las necesidades específicas de la cadena comercial del libro en España.

ONIX-ES

La FGEE, como miembro del Comité internacional de ONIX, ha realizado numerosas aportaciones para su adaptación al libro español. Además de estas adaptaciones generales del estándar, se han ido incluyendo algunas recomendaciones, normas de uso y sistemas de marcado específicos para el libro en España, fundamentalmente para la carga de metadatos en DILVE, lo que desde julio de 2006 constituye el estándar denominado ONIX-ES.

Entre las adaptaciones específicas integradas para el entorno español, caben destacar:

  • Modificaciones en las listas de códigos ONIX para incluir términos y conceptos necesarios para casos tales como: el marcado de material de enseñanza, menciones de responsabilidad (editor literario), formatos (fascículo, libro de bolsillo y otros), materiales de encuadernación (géltex, papiro, nácar, etc.).
  • Inclusión de nuevos elementos en la estructura ONIX como para atender a las necesidades de los detalles de distintas reimpresiones de una misma edición.
  • Recomendaciones respecto a la utilización de determinados elementos ONIX para añadir información específica en las solicitudes de alta del ISBN, sin alteraciones en la estructura XML del estándar.
  • Esquemas de correspondencias entre códigos ONIX y las listas de códigos de uso habitual en el entorno español (SINLI e ISBN).

Por otra parte, a diferencia de otros repositorios de información bibliográfica basados en ONIX, que obligan a utilizar este formato en todos los intercambios, DILVE separa los planos semántico y sintáctico de ONIX. Esto permite emplear una gran variedad de formatos tanto en la entrada como en la salida de información de DILVE.